Alejandro Alvarado Quirós
(1876 - 1945)

Alejandro Alvarado Quirós, nació el 18 de agosto de 1876, en San José. Murió a la edad de setenta y nueve años, el 20 de mayo de 1945, en la misma ciudad.
 
Sus padres fueron, el licenciado Alejandro Alvarado García y doña Carolina Quirós Morales de Alvarado. Su padre fue profesor de Derecho Civil en la vieja Universidad de Santo Tomás, Ministro de Gobierno, en la administración del Dr. don Carlos Durán, Magistrado y Presidente de la Corte Suprema de Justicia. Su abuelo materno, coronel José Antonio  Quirós, peleó en  la guerra nacional contra los filibusteros en 1856-1857. Su niñez transcurre en el seno de la familia, rodeada de un ambiente intelectual.
 
Sus estudios primarios los realizó en la Escuela de doña Juanita Acuña, donde ingresó a la edad de  cuatro años. La enseñanza secundaria la llevó a cabo en el Liceo  de Costa Rica y allí obtuvo el título de Bachiller en Humanidades. Ingresó después, al Instituto Universitario y en la Escuela de Derecho se graduó como Licenciado en Leyes, en el año de 1902, en Francia. A las órdenes  del Benemérito de la Patria, Marqués don Manuel María Peralta, sirvió en la Secretaría de nuestra legación en Francia. En otra oportunidad representó a Costa Rica, en los festejos del Jubileo de la Reina Victoria, en Inglaterra. En 1895 desempeñó  el cargo de Agregado de la Legación de Costa Rica en Guatemala.
 
Durante toda su vida sintió la atracción intelectual y artística  de Francia. Alejandro Alvarado es considerado como un representante de la posición europeizante y academicista. No participó del costumbrismo, especialmente en el lenguaje popular, que comenzaba  a hacerse sentir en nuestras letras.
 
El primero de mayo de 1909, en Costa Rica, contrae matrimonio con la señorita María Eugenia Piza Chamorro, hija de don Benjamín Emilio Piza Díaz y de doña Emilia Chamorro Mora. De este matrimonio nacieron cinco hijos, todos varones: Jorge, Alejandro, José Antonio, Mario y Fernando.
 
Alvarado Quirós, en su vida pública, desempeñó gran cantidad de cargos: fue abogado litigante, especialista en Derecho Internacional y Diplomático, Presidente del Colegio de Abogados en muchas oportunidades. Fue, durante 20  años, apoderado de la Junta de Protección Social de San José; en dos oportunidades fue Presidente de la  Junta de Educación y en otra, Presidente  del Patronato Nacional de la Infancia. Además fue miembro de número y secretario de la Academia Costarricense de la lengua, correspondiente de la española y varias veces Presidente del Comité France Amerique de Costa Rica. Fue uno de los fundadores del ateneo de Costa Rica, en compañía de Don. Justo A. Facio, de Don. Roberto Brenes Mesén, de Don. Ernesto Martén Carranza y de Don. Rogelio Sotela Bonilla.
 
Su carrera política, puede decirse que se inició en el año de 1905, cuando fue nombrado subsecretario de Gobernación, en el Gobierno de Ascensión Esquivel. En 1917 fue electo Senador del efímero Senado de Costa Rica. En 1920, el señor  Presidente Julio Acosta García, lo nombró Ministro de Relaciones Exteriores y, en esa posición le correspondió manejar el delicado problema del conflicto limítrofe con la República de Panamá, defender los intereses de Costa Rica en los famosos reclamos de Inglaterra por el Contrato Amory y por el asunto Royal Bouk of Canada y presidir la delegación de su patria en el último gran ensayo de Unión Política Centroamericana.
 
En  1922, es enviado a Chile como Ministro Plenipotenciario y como Delegado de Costa Rica a la 5a. Conferencia Panamericana que tuvo lugar en Santiago de Chile.
 
Participó  activamente en la vida pública del país como Diputado a la Asamblea Legislativa, entonces Congreso, de 1926 a 1930 y Presidente del  Congreso de 1829 a 1930, con cuya representación como Ministro Plenipotenciario, asistió a una  celebración especial para Cristóbal Colón, en España. En el año de 1941, durante el gobierno del Dr. Rafael  Ángel Calderón Guardia, fue nombrado como Primer Rector de la Universidad de Costa Rica. Ese mismo año y en misión especial, asistió a El Salvador a las Fiestas Conmemorativas del Centenario de la Universidad y en noviembre  de 1942, con un motivo semejante viajó a Chile, como Rector de la Universidad y como Ministro Plenipotenciario de nuestro país.
 
Alejandro, se caracterizó por su gran afición a la literatura y al periodismo. Fue condecorado con muchas distinciones: Legión de Honor, Real Orden de Isabel  la Católica, San Gregorio Magno, La Orden del Sol del Perú, La Orden del Mérito de Chile y muchas otras.
 
Colaboró activamente en muchas revistas y periódicos del momento, nacionales y extranjeros. Publicó  gran cantidad de libros y folletos de tipo literario y político. Aquí interesan únicamente las obras literarias de los principales géneros. Entre ellos Nuestra tierra prometida en 1925, Ya se oyen los claros clarines: 1943, folleto sobre diferentes personajes de la época, Bric-Brac: 1914, ensayos, La democracia: una conferencia y otros artículos: 1939, Prosa Romántica: 1933, Ecos de la vida parlamentaria: proyectos, iniciativas y discursos: 1930, Bocetos: artistas y hombres de letras: 1917, Cuestión de Belice: 1940, Tradiciones costarricenses, coautor.
 
Alejandro Alvarado Quirós publicó una novelita que llamó Episodios nacionales de la guerra, en 1915. No tuvimos la suerte de encontrarla. También escribió dos colecciones de cuentos Ocarina: 1894 y El Trofeo.
Novelas
Episodios nacionales de la guerra

Relatos
Ocarina
El trofeo

Ensayos - Artículos - Crónicas
Nuestra tierra prometida
Ya se oyen los claros clarines
Bric-a-Brac
Prosa romántica
La democracia: una conferencia y otros artículos
Ecos de la vida parlamentaria
Bocetos: artistas y hombres de letras
Cuestión de Belice
Tradiciones costarricenses

Traducciones
Lilas y resedas (cuentos franceses)