Francisco Contreras Valenzuela
(1877 - 1933)

Francisco Contreras Valenzuela nació en Quirihue, en el seno de una familia de acaudalados terratenientes. Muy joven partió a Santiago enviado por su padre para estudiar en el Instituto Nacional. Finalizada su enseñanza media se abocó por entero a las artes, optando por seguir la carrera de escritor. Su primer trabajo como crítico literario y creador fue la fundación de la revista Lilas y Campánulas en 1897. 

Posteriormente, a la edad de 21 años publicó su primer libro, "Esmaltines", poemario en el cual se apreció el fuerte influjo de los postulados del Modernismo de Rubén Darío. Los años siguientes fueron para él de ardua investigación literaria, la que orientó preferentemente al estudio de los poetas modernistas que influyeron en Darío. Dicha lectura indujo un cambio en su concepción del arte, por lo que su obra posterior adquirió un tono radicalmente distinto. En esa época, Contreras intuyó un nuevo movimiento artístico que se gestaba en Latinoamérica, el que bautizó con el nombre de Mundonovismo. Los manifiestos de este nuevo arte los difundió en las distintas publicaciones de la época, entre ellas, la Revista de Santiago, fundada por él mismo en 1899. Posteriormente, hizo visible sus postulados, en su segundo libro "Raúl," poema narrativo de 1902, en el cual incluyó su célebre “Preliminar sobre el arte nuevo”. 

En 1905 dejó Chile para radicarse en París. Allí, aprendió perfectamente a hablar y a escribir el francés, lo que le permitió colaborar en diarios y revistas y asimismo publicar varios libros en dicho idioma. Sin duda, su mayor mérito fue su trabajo en el diario Mercure de France, donde estuvo a cargo de la sección crítica “Revue de Quinzaine”, de literatura iberoamericana. Los años en París fueron bastante productivos en publicaciones. Entre 1906 y 1909 escribió ToisónRomances de hoy (1907), y Los modernos (1909). Paralelamente, siguió colaborando en revistas y diarios chilenos, tales como Zig-Zag, Pacífico Magazine y El Mercurio. En París, por otra parte, contrajo matrimonio con Andrée de Alphonsé, francesa que lo apoyó y estuvo con él hasta su muerte. 

Regresó a Chile en 1910 y a pesar de ser reconocido por sus compatriotas como un autor culto y minucioso, fue recibido fríamente, por lo que decidió volver a Europa y asentarse definitivamente en París. Antes de partir publicó Luna de la Patria y otros poemas, libro en el que se descubre la nostalgia por su país. 

De vuelta en París escribió El pueblo maravilloso, obra que dio comienzo a un ciclo inconcluso de novelas que interpretaron la vida de esos años en Chile, cruzando las temáticas de la aldea, el campo y la ciudad. 

Francisco Contreras murió en 1933 de tuberculosis en París dejando una considerable obra inédita. El 12 de febrero de 2007, sus restos fueron cremados para ser traídos a Chile el 27 del mismo mes. El 2 de marzo de 2007, los escritores chilenos rindieron un homenaje al escritor, organizado por Carlos Muñoz. 
 
(Tomado de Memoria Chilena) 

Novelas

Toison

Romances de hoy

El pueblo maravilloso


Ensayos - Artículos - Crónicas

Los modernos

Almas y panoramas

Mundonovismo

La varillita de la virtud

Rubén Darío