María Enriqueta Camarillo de Pereyra
(1875 - 1969)

María Enriqueta Camarillo y Roa nació en Coatepec el 19 de enero de 1872, el mismo año de la muerte del presidente Benito Juárez. Los primeros años de su infancia transcurrieron en su ciudad natal, donde disfrutaba de dar paseos por las fincas naranjeras, bañándose en los arroyos y las pozas de La Marina y el Suchiapan. Gustaba de cultivar flores, beber leche recién ordeñada y criar gallinas; cuando ya era una escritora famosa escribió un libro con sus memorias de la infancia.

Comenzó a escribir y a dibujar a los seis años. Heredaba de su madre y de su familia materna el talento literario, y de su padre un gran amor y una verdadera pasión por la música. A los siete años se trasladó con su familia a la capital del país, lo que le permitió vivir otras experiencias y cultivar sus talentos. Por ese entonces, era ya presidente don Porfirio Díaz, quien apoyó las actividades culturales.

En la capital, ingresó en el Conservatorio Nacional en el año de 1887, para cursar la carrera de pianista; en 1895, recibe el diploma de maestra de piano y desde entonces, dio conciertos, audiciones, clases de música y compuso algunas piezas musicales, aunque siempre prefirió dedicarse a la escritura.

 

En 1894 hace su entrada al mundo literario bajo el seudónimo de Iván Moszkowski, con el que publica sus dos primeros poemas. Al año siguiente empezaría a ser conocida para las letras hispánicas como María Enriqueta, única figura femenina reconocida como escritora por sus contemporáneos, en pleno auge del Modernismo hispanoamericano.

 
Desde los 22 años comenzó a colaborar en las revistas y periódicos más importantes del México de su época. El 7 de mayo de 1898, en pleno auge del Porfiriato, se casó con el historiador Carlos Pereyra. Sus primeros años de casados los vivieron en la capital del país y durante ellos María Enriqueta publicó sus primeros libros que contenían poemas que la hicieron famosa.

Carlos Pereyra ingresó al servicio diplomático mexicano en 1910, como encargado de negocios de México en la República de Cuba. A partir de esta fecha, la escritora y su esposo radicaron en el extranjero. A principios de 1912, elaboró una serie de libros de lectura para las escuelas primarias, a la que tituló Rosas de la infancia. Publicada en 1914, esta colección fue implantada por la Secretaría de Educación Pública como libro de texto para todas las escuelas primarias del país; varias generaciones de mexicanos se acercaron a la literatura en sus páginas, para todos ellos el nombre de María Enriqueta es inolvidable.

En 1913, don Carlos Pereyra fue nombrado Embajador de México en Bélgica y Holanda con residencia en Bruselas, por lo que el matrimonio cruzó el océano y se instaló en los Países Bajos. Debido al desarrollo de la Revolución en México y al estallido de la Primera Guerra Mundial, el matrimonio tuvo que abandonar Bélgica. Primero se dirigieron a Suiza, pero decidieron establecerse en España.
 
En Madrid, escribió y publicó la mayor parte de sus obras: varias novelas, una de las cuales, El secreto, ganó un premio (en Francia) en 1922, como la mejor novela extranjera; un volumen de memorias, varios de poesía y algunos cuentos para niños. Algunos de sus libros llevan ilustraciones hechas también por ella. María Enriqueta fue, en su época, uno de los escritores mexicanos más leídos en muchos países. Sus libros se tradujeron al francés, al portugués y al italiano.

Después de que murió su esposo, en 1942, María Enriqueta pensó en regresar a su patria, y volvió en 1948. En Veracruz, la esperaba una multitud, y en su Coatepec nativo la recibieron con una inmensa alegría y con una gran fiesta popular. A pesar de estas muestras de cariño, prefirió instalarse en la Ciudad de México. Allí murió, enferma, ciega y sola, en el año de 1968, a los noventa y seis años. Pero, todavía hoy sigue siendo recordada con mucho cariño por todos aquellos que aprendieron a leer con sus Rosas de la Infancia y por sus coterráneos coatepecanos, a quienes les dedicó su poema Coatepec.
 
Su poesía original comprende los título Las consecuencias de un sueño (1902), Rumora de mi huerto(1908), Álbum sentimental (1926), Recordando dulcemente (1946) y Hojas dispersas (1950). En 1990 se reeditaron, en un solo volumen, Rumores de mi huerto y Rincones románticos.

Novelas

Mirlitón

El secreto

Enigma y símbolo

Entre el polvo de un castillo

Girón de mundo

El arca de colores

El consejo del búho

Lo irremediable

- El maestro Floriani

El misterio de su muerte

Sorpresas de la vida

Del tapiz de mi vida


Relatos

Rosas de infancia

Nuevas rosas de infancia