Remigio Crespo Toral
(1860 - 1939)

Nació en Cuenca, el 4 de agosto de 1860, perteneció a una familia patricia y culta. Como su madre fue profesora en Quingeo, cursó los estudios de instrucción primaria con ella. Luego ingresó al Seminario "San Luis" de Quito, para seguir la instrucción secundaria; en este plantel educativo, estructuró su grande personalidad y su amor por las letras, sus virtudes religiosas, su singular sociabilidad, luego tomó parte en las escuelas literarias y políticas.
 
Estudió Jurisprudencia en la Universidad de Cuenca, destacándose como uno de los mejores alumnos; aquí desempeñó la cátedra de Jurisprudencia y más luego fue Rector de ella.  Hombre rnultifacético, también brilló en el Parlamento Nacional, actuando en él por varias ocasiones como Senador o Diputado.  Era llamado urgentemente como consultor, especialmente cuando habían grandes conflictos internacionales. 
 
En 1894 fue designado Director de Estudios del Azuay, en 1895 formó parte de la representación diplomática, en 1902 fundó la revista "La Unión Literaria"; visitó varios países de América y de Europa, fue Miembro de la Academia de la Lengua. Representante de su provincia al Parlamento Nacional donde defendió al Partido Conservador, fue Rector de la Universidad, Presidente del Concejo Municipal y formó parte de la delegación. 


Propugnó siempre el sentido universal de la literatura y el arte hasta en los temas y producciones de carácter más local. Su personalidad y prestigio le valieron ser coronado como poeta nacional en 1917. Pero no sólo fue poeta situado en el tránsito de un romanticismo decadente a un modernismo balbuciente y tímido, sino también excelente prosista de cuidado lenguaje (era miembro correspondiente de la Academia Española de la Lengua desde 1889), y agudo critico literario y de arte. Escribió sobre Bolívar, sobre la cuestión de límites con Perú, acerca de Dante; en 1901 prologó uno de los volúmenes del novelista Alfredo Baquerizo Moreno, a quien le encuentra antecedentes inmediatos en Juan Valera.

 
Su hondo lirismo, a medio camino entre el romanticismo y el modernismo y apegado al sentimiento cristiano, hace que muchas veces su poesía se convierta en plegaria. En sus escritos afrontó la crítica histórica y literaria, la política nacional e internacional, la sociología, la oratoria académica y parlamentaria, la prosa lírica, el cuento y la poesía.
 
Entre sus principales obras se encuentran Mi poema (1898), Últimos pensamientos de Bolívar (1899), Amor y dolor de poesía (1917, su libro más elaborado), Apuntes Autobiográficos (1909), La leyenda de Hernán (1917) y Plegaria (1934). En 1936 la Academia Ecuatoriana de la Lengua publicó muchos de sus artículos periodísticos en la recopilación titulada Selección de ensayos.
Ensayos - Artículos - Crónicas
Últimos pensamientos de Bolívar
Apuntes Autobiográficos