Joaquín Díaz Garcés
"Angel del Pino"
(1877 - 1921)

Cuentista, novelista y periodista, Joaquín Díaz Garcés es uno de los nombres fundamentales en el desarrollo del periodismo moderno en Chile, además de ser uno de los principales continuadores, a través de sus múltiples columnas y artículos de prensa, del estilo costumbrista, mordaz y frontal que José Joaquín Vallejo inició a mediados del siglo XIX. Díaz Garcés nació en Santiago el 15 de septiembre de 1877, y cursó sus estudios de humanidades en el Colegio San Ignacio –donde fue compañero de Agustín Edwards Mc Clure- para posteriormente ingresar a estudiar leyes en la Universidad Católica. 

Comenzó a escribir en 1895 en el diario «El Chileno», para luego continuar en «El Porvenir». Gracias a su pluma ágil y punzante, pronto llegó a la redacción del diario «El Mercurio de Valparaíso», donde popularizó el pseudónimo de Ángel Pino, con el cual firmaba sus artículos festivos. En 1900 secundó a Agustín Edwards en la fundación de «El Mercurio de Santiago», del que fue su primer secretario de redacción y del cual también fue director. Apenas dos años más tarde, participó en la fundación del diario «Las Últimas Noticias». Esta constante labor periodística lo llevó a ser parte del grupo de fundadores y primer director del semanario «Zig-Zag»« el año 1905. 

Al igual que José Joaquín Vallejo y otros muchos intelectuales conservadores, Díaz Garcés combinó su labor periodística y creativa con la vida pública. En 1908 fue designado secretario de las legaciones de Chile en Roma, Bélgica y Holanda. Sin embargo, mantuvo ininterrumpidamente sus colaboraciones y crónicas en «El Mercurio», así como su pasión por el periodismo y la escritura. De vuelta en Chile, fundó en 1913 la revista «Pacífico Magazine», donde realizó una intensa labor de divulgación de la pintura chilena, convirtiéndose en uno de los precursores de la incipiente crítica de arte en nuestro país. 

Nombrado Director de la Escuela de Bellas Artes en 1916, y elegido Miembro de Número de la Academia Chilena de la Lengua en 1917, su oposición a Arturo Alessandri Palma lo llevó a alejarse de «El Mercurio», tras lo cual se integró a «El Diario Ilustrado», periódico donde permanecería prácticamente hasta su muerte, el 14 de septiembre de 1921 en Santiago. 

Su principal aporte a la literatura nacional lo hizo a través de sus artículos de costumbres, que fueron recogidos en compilaciones como Páginas chilenas, Páginas de Ángel Pino y Obras escogidas. Sus cuadros de la vida urbana y de la existencia rural poseen una prosa de calidad estilística, aunque sin mayores pretensiones. En ellos, bandidos, campesinos, soldados y artesanos dan vida a historias en las que sobresale un aguzado sentido del humor y, en algunos casos, una fuerte carga emotiva y sentimental. Se evidencia en su escritura la nostalgia de Díaz Garcés por el Santiago antiguo, tradicional y colonial.

[Copyright 2004 Memoria Chilena. Todos los Derechos Revervados]

Novelas
La voz del torrente

Relatos
Páginas chilenas
[Páginas chilenas]
Juan Neira
Segovia
Glorias de la Chicotera
Meterse con cristianos
Los Chunchos
La Trilla
Una figura de antaño
Buscando un hombre
El combate de Iquique
Poder escrutador de antaño
Historia de un cuadro
Chacabuco
Retrato viejo
El maestro Tin-Tin
La muerte de las arboledas
Siguiendo el pavo
Rubia
Cuento de Reyes
El último cucurucho
La Compañía
Los dos patios
Por una vaca
Paisajes de verano
Del carro de carga a la Morgue
La Cruz de la Misión
Sol y sombras
Un siglo en una noche
La muerte de O'Higgins

Obras escogidas
[Cuentos]
Los dos patios (cuadros de ciudad)
Un siglo en una noche
Incendiario
Juan Neira
El más bruto de los héroes
El maestro Tin-Tin
El cura de Romeral
De pillo a pillo
El contemplativo

Ensayos - Artículos - Crónicas
Páginas chilenas
[Artículos en broma]
[Miscelánea]

Páginas de Angel Pino

Obras escogidas
[Páginas de historia]
[Esbozos biográficos]
[Bueno humor]
[Costumbres]
[Notas de actualidad]
[Páginas literarias]