Abraham Zacarías López-Penha
(1865 - 1887)

López Penha era conocido en los círculos literarios del continente. Este judío sefardita oriundo de Curazao, nacido de 1865, se había establecido en Barranquilla desde los primeros años de la década del 90 al lado de su rico hermano David.

A. Z. López Penha supo combinar en la Barranquilla fenicia de entonces (fue cacharrero, librero, boticario y empresario de cine) su carácter de comerciante con su afición a las letras. También manejó su vida literaria con cierto método comercial. Fue, avant la lettre, un relacionista público. Todas sus obras, ya lo indica así Blanco, estuvieron dedicadas a personalidades de la época:Camila Sánchez al poeta español Gaspar Núñez de Arce; La desposada de una sombra a Max Nordau; su libro de poemas Incoherencias al senador monarquista español Angel Pulido, y Varios a varios, libro con poemas de Luis Carlos López, Manuel Cervera y él mismo, estaba dedicado a don Miguel de Unamuno.

Desde 1893 se carteaba con Rubén Darío. Logró colocar sus colaboraciones en la prensa extranjera y publicar sus novelas en editoriales de fama internacional como Espasa Calpe de Barcelona, en la que publicó Camila Sánchez en 1897, y La desposada de una sombra con la Librería de la Viuda de Bouret, de París. Esto indica que tenía buenos contactos con las editoriales, tal vez por su condición de librero o tal vez por buenas referencias de Enrique Gómez Carrillo en París.

Como poeta, Max Henríquez Ureña lo califica de "poeta de poco vuelo"; Julio Enrique Blanco, en su incursión por la crítica literaria, dice que "la obra poética se compone de una miscelánea de versos acerca de los cuales se puede  que algunos están bien, algunos pocos muy bien, y otros son malos y muy malos". Sus poemas, que son muchos, están en varios tomos, titulados: Cromos, Reflorescencias, El libro de las incoherencias, Sinfonía del diablo Varios a varios. Es difícil encontrar en esta pétrea musa algo digno de ser mencionado o pretender que esa inspiración traída con escopeta pueda ser poesía.

Siguiendo su costumbre, López Penha dedicó algunos de sus poemas a figuras relevantes del mundo literario continental, como el poema Marina, dedicado al poeta cubano Carlos Pío Urbach, uno de los más allegados a Julián del Casal. En 1915 sus "relaciones públicas" fueron recompensadas cuando en la antología hecha por Manuel Ugarte —poeta argentino radicado durante muchos años en París, figura importante dentro del "modernismo"— es López Penha junto a Pimentel Coronel, Justo Pastor Ríos y Vargas Vila uno de los cuatro escritores colombianos seleccionados. El libro, titulado La joven literatura hispanoamericana, reproduce un capítulo de La desposada de una sombra. Por fuera de esta selección quedaron Silva, Valencia, Barba Jacob, Luis Carlos López, Manuel Cervera y Miguel Moreno Alba, entre otros, y por su no inclusión presenta disculpas el compilador, pero la justifica por razones de espacio. Sin embargo, cuando decenios después Ugarte escribió sus memorias, tituladas La dramática intimidad de una generación, sólo dedicó algunos párrafos a López Penha.

Pero la militancia "modernista", por llamarla de alguna manera, no era muy clara en este personaje; así, ¿cómo se explicaría su libro de poemas conjuntos con un caracterizado antimodernista, como era Luis Carlos López, y un posromántico trasnochado como Manuel Cervera, en Varios a varios? Una respuesta es la de que, en esta pequeña ciudad, sacar la edición de un libro primaba sobre las otras consideraciones de afinidad literaria o de simpatías generacionales. Pero hubo problemas posteriormente, y así López Penha rompió su amistad con el cubano Emilio Bobadilla, alias Fray Candil, y sus relaciones con Manuel Cervera tampoco duraron cordiales.

De A. Z. López Penha sólo es posible encontrar sus novelas Camila Sánchez y La desposada de una sombra. De su En tierra de filisteos, cuyo título sugiere un cuestionamiento a Barranquilla en esas relaciones amor-odio que eran características en este personaje tan contradictorio, sólo se tiene la noticia de su existencia. También se habla de Innominata, una novela nunca terminada y el manuscrito, llevado a Curazao después de la muerte del autor, se extravió dejando, como es de rigor en estos casos, una leyenda, pues se habla de como su "obra cumbre". Curiosamente, en Camila Sánchez se encuentra trozo de una partitura musical con el nombre de Innominata. ¿Algún aire de época? ¿Alguna composición del mismo autor, lo que nos revelaría otra fase más de López Penha?

Camila Sánchez fue publicada en 1897 por la editorial Espasa Calpe de Barcelo y en el país se divulgó, además, por entregas en el periódico capitalino La Crónica. La novela presenta una trama que se desarrolla en un ambiente pueblerino con personajes muy rústicos. No hay, en ningún momento, ni en ninguna de las novelas de López Penha, el desfile de mujeres que, según frase de Julián del Casal, "grande de la raza de Bizancio, consumidas y poetizadas por la anemia, por la tisis, o por los deleites incesantes del placer". Curcio Altamar, en su Evolución de la novela en Colombia,le dedica un breve displicente comentario, pero la coloca en el capítulo de "La novela modernista", lado de la novela de José Asunción Silva De sobremesa Diana cazadora Clímaco Soto Borda.

La desposada de una sombra, considerada como novela ocultista, fue recibida con más aceptación que Camila Sánchez. Por lo pronto, lo notorio es que faltaron lecturas más atentas de la novela. A todos los comentaristas se les olvidó el cultivo del ocultismo a que era tan aficionado López Penha. Más aún: en su artículo "Ecos del oriente", publicado en la revista Caminos, unos pocos años antes de su muerte, ocurrida en 1927, hace una defensa de la doctrina teosófica y de su fundadora, Helena Petrovna Blavatzki, no olvidando al final del artículo recomendar la compra de la colección "Manuales de teosofía", que estaban en su librería. Así pues, La desposada de una sombra resulta ser, por el tema, una novela que podría ser catalogada como "modernista"’y, a la vez, pionera de todo un género novelístico en español. Pero a la vez el libro carece de melodía, de emoción, de humor.
Novelas
Camila Sánchez
La desposada de una sombra
En tierra de filisteos
Innominata

Relatos
Seleccion de relatos