Carlos Díaz Dufoo
(1861 - 1941)

Nació en Veracruz en 1861. Desde muy temprana edad vivió en España y colaboró en las publicaciones El Globo y Madrid Cómico. De regreso en México (1884), escribió en La Prensa y en El Nacional. En su estado dirigió El Ferrocarril Veracruzano y La Bandera. Regresó a la ciudad de México, donde colaboró en El Siglo XIX y en El Universal.

Con Manuel Gutiérrez Nájera fundó la «Revista Azul» (1894) y con Rafael Reyes Spíndola, «El Imparcial». Dirigió la «Revista Azul», «El Imparcial», «El Mundo» y «El Economista Mexicano», colaboró en «Revista de Revistas» y fue editorialista fundador de «Excélsior».

Escribió obras de teatro: Padre mercader, Entre vecinos, De gracia, La fuente del Quijote, La jefa, etc.; ensayos de temas económicos: México y los capitales extranjeros, Una victoria financiera, La cuestión del petróleo, etc.; narrativa: Cuentos nerviosos. Publicó una biografía de Ignacio Torres Adalid y otra de José Ives Limantour. Murió el 5 de septiembre de 1941, en la ciudad de México.

Los Cuentos nerviosos de Díaz Dufoo pertenecen a los últimos años del siglo; a las atmósferas de ese cierre dedicó sus cuentos, que son más bien piezas de prosa poética. El libro es un estudio del spleen, el hastío de la vida moderna repartido en sus distintos mitos: el suicidio, el alcoholismo, la prostitución, el engaño, la decepción amorosa, los burdeles, el amor cansado y la fatiga de la vida diaria. Sus personajes son sombras perdidas en el recodo del diecinueve, hombres y mujeres envueltos en la noche del siglo. Una prostituta, un burdel, un amor que sólo se realiza con la muerte, un último encuentro en una autopsia, un hombre que mató a su madre y algunas historias de bulevar fueron los estudios a los que consagró su prosa.