Laura Méndez de Cuenca

(1853 - 1928)


Laura María Luisa Elena Méndez Lefort nació el jueves 18 de agosto de 1853 en la Hacienda de Tamariz, en Amecameca, Estado de México. Murió debido a complicaciones relacionadas con la diabetes el 1 de noviembre de 1928. Ya en la ciudad de México, estudió en el Conservatorio de Música y en la Escuela de Artes y Oficios para Mujeres, en 1872. Justamente ese año, el poeta saltillense Manuel Acuña leyó en el Conservatorio el poema A Laura, dedicado a la joven, quien también escribía poemas y organizaba veladas literarias en la casa que compartía con su hermana Rosa. Precisamente con Acuña procreó un hijo que murió pronto. En 1877 se casó con un poeta precursor del modernismo, Agustín Fidencio Cuenca Coba, quien murió en 1884.

En el aspecto profesional, por otra parte, destaca su inclusión en El parnaso mexicano (1885-1901), serie de cuadernillos editados por Vicente Riva Palacio, y sobresale su participación en la antología Poetisas mexicanas (1893), editada por José María Vigil a petición de la esposa del presidente Porfirio Díaz.


A lo largo de esos años su faceta más conocida parece haber sido la de versificadora. Por ello la escritora peruana Clorinda Matto de Turner la ponderó calificándola principalmente como "creadora de un vigor sorprendente". Pero Méndez desarrolló también una labor periodística en diarios capitalinos de gran importancia: "El Universal" y "El Imparcial", fundados por Rafael Reyes Spíndola en 1888 y 1896, respectivamente; así como en otros diarios: "El Periódico de las Señoras", "El Correo Español", "El Pueblo" y "El Mercurio", editado en la ciudad de Guadalajara.


Sin embargo la poetisa era también narradora, como habían constatado sus lectores en las páginas de "El Mundo Ilustrado", periódico donde publicó las novelas La confesión de Alma y El espejo de Amarilis.  La primera edición de La confesión de Alma se publicó en 1896. En una gacetilla del mismo día (p. 250) la revista anunció lo siguiente: “Llamamos la atención de nuestros lectores hacia esta novela de la distinguida poetisa doña Laura Méndez de Cuenca, escrita especialmente para nuestra publicación, y que de San Francisco [California] nos fue enviada el mes actual”. Carlos Alcalde (1871-1917) se encargó de ilustrarla. El espejo de Amarilis, dosificada en 43 entregas, tuvo una edición definitiva en 1902.


Además, dos narraciones de las diecisiete incluidas en Simplezas (1910) están fechadas durante esa vuelta de siglo: "Un rayo de luna" es de 1890 y "La Venta del Chivo Prieto", de 1902. Buena parte de ese tiempo la había pasado en San Francisco, California, como enviada del gobierno porfirista; de ello dio cuenta en una serie de cartas personales recientemente dadas a conocer.


Por aquellos años, como resultado de su labor docente el Ministro de Instrucción Pública y Bellas Artes, don Justo Sierra, le encomendó la tarea de visitar Estados Unidos de Norteamérica entre 1902 y 1903, acompañada por las profesoras Estefanía Castañeda, Rosaura y Elena Zapata, para observar la organización de los jardines de niños de aquel país. Con sus experiencias vertidas en informes se buscó mejorar las escuelas de párvulos que ya existían en México. Por lo demás, la maestra fue comisionada para representar al gobierno mexicano en congresos sobre educación celebrados en Berlín, Milán, Bruselas, Francfort, Le Maine y Londres.


En alguna de sus estancias en San Francisco, California, Méndez de Cuenca fundó la "Revista Hispano Americana". Un libro que se le atribuye, titulado Vacaciones, puede pertenecer a esa misma etapa de trabajo para el Ministerio de Instrucción Pública, pues al parecer consiste en un tratado didáctico para niñas. Su interés en asuntos femeninos se manifestó igualmente en 1904 a través de la fundación de la Sociedad Protectora de la Mujer, organizada por ella y María Sandoval de Zarco, quien fuera una de las dos primeras abogadas mexicanas.


Esos antecedentes la avalaban cuando participó como invitada de honor durante la quinta y última conferencia de un ciclo organizado por los intelectuales del Ateneo de la Juventud Mexicana durante la conmemoración, en 1910, del primer centenario de la Independencia de México. La conferencia, por cierto, tuvo por tema la obra de Sor Juana Inés de la Cruz. Durante ese año Méndez publicó dos libros: en París, el tomo de cuentos titulado Simplezas; en México, los dos volúmenes de El Hogar Mexicano: nociones de economía doméstica para uso de las alumnas de instrucción primaria.


Sobre el ministro Justo Sierra la profesora Méndez escribió poco después una semblanza incluida en el volumen Diez civiles notables en la Historia Patria (1914). Dicho libro estaba destinado a repartirse gratuitamente entre los alumnos que concluían el cuarto grado de educación elemental. Otra semblanza le fue encomendada tiempo después: Álvaro Obregón. Ese esbozo biográfico del general Álvaro Obregón, quien fuera presidente de la República Mexicana entre 1920 y 1924 (reelegido y asesinado en 1928), no está fechado, pero es conveniente situarlo en el período que va desde su arribo a la Presidencia hasta el año de su homicidio, que coincide con el del fallecimiento de la escritora. En efecto, Laura Méndez de Cuenca murió en su casa de San Pedro de los Pinos, ciudad de México, el 1° de noviembre de 1928.

Novelas

La confesión de Alma

El espejo de Amarilis

La venta del chivo prieto

Los preciados


Relatos

Simplezas

La venta del chivo prieto

Un rayo de luna

El ridículo Santalices

La gobernadora

¡Ese bribón, a Yucatán!

El chasco de Miss Isadora

La espina

Rosas muertas

Heroína de miedo

La tía de don Antonio

Buches para la belleza

El señor de las amapolas

El cerdo de engorda

La curva

Un espanto de verdad

La tragedia del borracho

La tanda

 

Ensayos - Artículos - Crónicas

Vacaciones

El Hogar Mexicano: nociones de economía doméstica para uso  

de las alumnas de instrucción primaria

Alvaro Obregón